Dar voz a los adultos mayores que viven con fragilidad y a sus cuidadores familiares

(artículo en inglés)

Título original: Giving voice to older adults living with frailty and their family caregivers: engagement of older adults living with frailty in research, health care decision making, and in health policy.

Los adultos mayores son el segmento de la población de Canadá que ha crecido más rápido con el aumento del número de personas que viven con fragilidad. Aunque envejecimiento y fragilidad no son sinónimos, la proporción de personas frágiles aumenta con la edad. La fragilidad no se define por una sola condición, sino más bien como un estado de salud que se caracteriza por un mayor riesgo de deterioro físico, mental y/o social, junto a un deterioro del estado de salud, y la muerte. Reconociendo que el identificación de la fragilidad es un elemento importante, ya permite una detección precoz para la implementación de programas centrados en la prevención y la reducción de futuras hospitalizaciones  mejorar los resultados y mejorar la vitalidad y calidad de vida. A pesar de que los adultos mayores que viven con fragilidad son importantes usuarios de los recursos de atención, su participación se encuentra insuficientemente representada en la investigación, la toma de decisiones sobre su proceso de atención de la salud, y la formulación de la política sanitaria. Por ello, trabajar con adultos mayores con fragilidad y sus cuidadores familiares no sólo es un imperativo ético, sino que es particularmente importante ya que los sistemas de asistencia sanitaria y social se encuentran actualmente centrados en la atención a la enfermedad y deben dar el paso a modelos que dan cuenta de las necesidades complejas y crónicas que acompañan a esta fragilidad. En esta revisión, se resumen la literatura existente sobre la participación de los adultos mayores que viven con fragilidad y sus cuidadores familiares a través de tres parámetros: la investigación, atención a la salud y social y política. Se discuten las estrategias y las barreras a la participación, y los factores éticos y culturales, así como sus implicaciones. Aunque esta revisión se centra principalmente en Canadá,  probablemente pueda ser aplicable a otros entornos y sistemas de salud en el mundo desarrollado donde el envejecimiento y la fragilidad se plantean como desafíos importantes.

Autoría: Jayna Holroyd-Leduc, Joyce Resin, Lisa Ashley, Doris Barwich, Jacobi Elliott, Paul Huras, France Légaré, Megan Mahoney, Alies Maybee, Heather McNeil, Daryl Pullman, Richard Sawatzky, Paul Stolee, John Muscedere

 

Publicado en Research Involvement and Engagement vol 2, núm 23, 2016

Para consultar documento, pulse aquí Documento disponible en web de la revista