Enfermeros del Hospital Alto Guadalquivir colaboran con el 061 para enseñar a jóvenes a actuar ante una parada cardíaca

Cinco enfermeros de las áreas de Hospitalización, Urgencias y Unidad Especial del Hospital Alto Guadalquivir, de Andújar, han colaborado el pasado viernes, 16 de octubre, en la sesión de formación masiva a jóvenes jiennenses que la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061 ha organizado en Bailén con motivo del Día Europeo de la Parada Cardiaca.

El objetivo principal de este Cardiomaratón es divulgar la enseñanza de las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) entre la población para invertir en mejorar la salud de toda la ciudadanía.

20151021fotogrupocardiomaraton2_bLa jornada ha estado dirigida a 970 alumnos de 3º y 4º de E.S.O. y 1º y 2º de Bachiller de las localidades de Bailén, Baños de la Encina y Guarromán. Se han llevado a cabo en el Pabellón cubierto “19 de Julio” de Bailén en horario de 08:45 a 14 horas. Para ello se ha contado con 25 docentes, entre los que se encuentran los enfermeros del centro andujareño.

Las recomendaciones internacionales indican que una de las estrategias dirigidas a disminuir la mortalidad de los pacientes que han sufrido una parada cardiorrespiratoria es enseñar a la población en general las medidas básicas que deben aplicar a estos pacientes mientras llegan los equipos sanitarios, y que han demostrado que aumentan la supervivencia en estos casos.

Durante las sesiones formativas, los asistentes han puesto en práctica los consejos y recomendaciones de los profesionales sanitarios para realizar la reanimación cardiopulmonar sobre maniquíes o pacientes simulados, al tiempo que aprenderán la secuencia de actuaciones que determinan un aumento de la supervivencia tras sufrir una Parada Cardiorrespiratoria (PCR), lo que se denomina como “Cadena de Supervivencia”.

Este protocolo consta de cuatro eslabones bien diferenciados e imprescindibles a la vez. En primer lugar, hay que alertar con rapidez al servicio de emergencias sanitarias al número 061, para después comenzar con las maniobras de reanimación cardiopulmonar básica de forma eficaz y hasta que llegue un equipo médico. El tercer paso es efectuar la desfibrilación precoz, que consiste en un tratamiento eléctrico de la arritmia que ha producido la parada. Por último, se producirá el traslado del paciente al hospital más cercano.

Estos sucesos se producen en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, aunque ocurren en su mayoría en el hogar. Menos de 1 de cada 10 afectados sobreviven. Las investigaciones realizadas muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia la parada cardiaca aumenta la supervivencia entre 2 y 3 de cada 10 pacientes, aunque sólo 1 de cada 5 llega a recibir esta ayuda.

Los equipos de emergencias del 061 en Andalucía han atendido en este último año unos 1.000 casos de parada cardiorrespiratoria, de los cuales, un 8% ha logrado sobrevivir gracias a la intervención de ciudadanos formados en primeros auxilios, que han sabido seguir los consejos dados desde el Centro de Coordinación para aplicar las técnicas de reanimación básicas mientras llegaban los equipos sanitarios. El 28% de los pacientes que han asistidos sus profesionales en situación de parada recuperan el pulso y la circulación antes de llegar al hospital.

Técnica

La parada cardiorespiratoria es la interrupción brusca, inesperada y reversible de la respiración y de la circulación espontáneas. Una recuperación del paciente sin secuelas neurológicas exige que los tiempos de actuación sean mínimos. En este punto, la colaboración ciudadana, el aviso y el inicio inmediatos de maniobras de reanimación son imprescindibles para conseguir un buen resultado final.

La técnica de reanimación cardiopulmonar consiste en el mantenimiento de la vía aérea abierta, de la respiración y de la circulación de la sangre, sin equipo específico, sólo con las manos y la boca, aunque se pueden usar dispositivos de barrera para la vía aérea, para evitar así el contacto directo con la víctima.

España

Unas 25.000 paradas cardiacas se producen cada año en España fuera de los hospitales, que afectan a una población con una edad media en torno a los 60 años y, en muchos casos, es su primera manifestación de un problema cardiaco.

Esta realidad ha impulsado una resolución del Parlamento Europeo que en junio de 2012 aprobó una declaración en la que pedía a la Comisión y al Consejo Europeo que adopten y trasladen a los países miembros una serie de medidas para mejorar la atención y los resultados de este tipo de atención urgente en Europa. Entre ellas, ha tenido lugar la creación del Día Europeo de la Parada Cardiaca.

El Consejo Europeo de Resucitación Cardiopulmonar ha calculado que más de 100.000 personas al año podrían salvar sus vidas en este continente si se alcanzaran las tasas de formación de ciudadanos en estas técnicas que tienen como países referentes a Países Bajos o Suecia.

Fuente: Servicio Andaluz de Salud.