Plan Integral de Diabetes de Andalucía. Actualización 2016

El nuevo Plan Integral de Diabetes de Andalucía ya está disponible en la página web de la Consejería de Salud y la del Servicio Andaluz de Salud para su consulta por parte de los profesionales sanitarios o de la ciudadanía (descarga el plan completo o bien, el informe ejecutivo).

Esta estrategia, que ha sido actualizada en 2016, reforzará la prevención de esta patología y su atención sanitaria con el objetivo de frenar la incidencia de esta enfermedad y seguir reduciendo su morbi-mortalidad a través de la prevención, el diagnóstico precoz y el manejo coordinado de sus complicaciones. Asimismo, fomentará la educación terapéutica como herramienta indispensable para el autocuidado y la autonomía del paciente y prestará especial atención a las necesidades de la población infantil. Además, incluirá líneas de acción específicas para impulsar la investigación en diabetes y favorecer la adquisición de competencias y el desarrollo profesional de los profesionales sanitarios implicados en su atención.

Para ello, y en el ámbito de la prevención, el plan da prioridad al fomento de hábitos de vida saludables especialmente en la población de riesgo, así como al diagnóstico precoz que se adelanta a las complicaciones de la enfermedad, a través de una estrategia basada en el refuerzo del “cribado oportunista”, con el que se identifica a las personas de alto riesgo susceptibles de ser evaluados en su contacto habitual con su equipo de atención primaria.

Esta estrategia permite detectar precozmente la diabetes tipo 2, vinculada a factores de riesgo como la obesidad y el sedentarismo, y que supone más del 90% de los casos.

Diabetes en Andalucía

Hay que recordar que la diabetes afecta actualmente en un 15,3% de la población adulta andaluza, casi un millón de personas. Un total de 625.00 son pacientes que ya cuentan con diagnóstico, tratamiento y seguimiento. Otro 15,8% presenta alteraciones en los niveles de glucosa en sangre que suponen alto riesgo de desarrollar el tipo 2 de esta enfermedad crónica, el más frecuente entre personas adultas.

Dentro de las acciones de fomento de la educación terapéutica, el Plan de Diabetes incluye el impulso de las actividades educativas grupales, sobre todo en atención primaria, así como el desarrollo de un perfil de competencias avanzadas para los profesionales de enfermería. Además, se plantea reforzar los equipos multidisciplinares dedicados al “pie diabético”, la homogeneización de la actividad de los hospitales de día de diabetes y la coordinación entre la atención primaria y la hospitalaria, garantizando al máximo el acceso de los pacientes y la continuidad de la atención.

El Plan impulsará además la incorporación de nuevas tecnologías que hayan demostrado su impacto favorable en la salud con el fin de dar una mejor respuesta asistencial a las personas con diabetes tipo 1, de base autoinmune, que se inicia habitualmente en la edad pediátrica. Junto a ello, se mantienen y refuerzan con medidas organizativas y tecnológicas los programas específicos como el de cribado poblacional de la retinopatía diabética, que realiza el seguimiento a un total de 370.000 personas con diabetes, y el programa de terapia con bomba de insulina, que desde su implantación en 2003 ya ha posibilitado más de 1.400 tratamientos en personas con este tipo de diabetes.

La estrategia integral incluye un proceso de evaluación sistemática centrada en el análisis de resultados en salud, como expresión de una atención de calidad a las personas con diabetes o a riesgo de padecerla.