Implantación de Guías de Buenas Prácticas en Cuidados en el Complejo Hospitalario Universitario de Granada

Actualmente, es aceptado por todas las disciplinas de las ciencias de la salud, que la práctica basada en la evidencia es el paradigma metodológico que debe servir de referencia para la unificación de criterios en la toma de decisiones clínicas. Entre las herramientas para aplicar estas evidencias se encuentran las Guías de Práctica Clínica como instrumento para mejorar la calidad de los cuidados.

En España contamos con un Programa de Implantación de Buenas Prácticas en Cuidados como resultado del acuerdo entre: la Unidad de Investigación en Cuidados de Salud (Investén-isciii), el Centro Colaborador Español del Instituto Joanna Briggs para los Cuidados de Salud basados en la Evidencia y la Asociación de Enfermeras de Ontario (RNAO), denominado Programa Centros Comprometidos con la Excelencia en Cuidados (CCEC®).

El Complejo Hospitalario Universitario de Granada ha sido elegido en 2015, junto con otros nueve centros sanitarios de todo el territorio español, candidato a Centro Comprometido con la Excelencia en Cuidados, para la cohorte 2015-2017. Ser candidato nos compromete a implantar, evaluar y mantener durante un período de 3 años, tres guías de buenas prácticas de RNAO, como mínimo. Nuestro Hospital se ha adherido a esta iniciativa pues aporta un nuevo enfoque incorporando la evidencia científica a la práctica diaria de una forma estandarizada y no de manera puntual.

imagen

Una de las actividades, relacionada con la Lactancia Materna, que se ha realizado en este centro

Las guías que se están implantando son la de Prevención de úlceras por presión, Lactancia Materna y Prevención del riesgo suicida, con una metodología basada en el Marco de Conocimiento para la Acción: identificación del problema, análisis del contexto local, selección y adaptación del conocimiento, evaluación de facilitadores y barreras, implantación de estrategias, monitorización de la utilización del conocimiento, evaluación de resultados y retroalimentación. Se ha comenzado el proyecto en unidades piloto, para posteriormente hacerlo extensible al resto de la institución y abarcar una masa crítica de profesionales sanitarios que apliquen las recomendaciones a su práctica habitual.

Esta iniciativa está suponiendo para la institución y para sus profesionales:

  • Una oportunidad para analizar las prácticas habituales y aportar mejoras basadas en buenas prácticas de cuidados con la actualización de protocolos y de procedimientos.
  • Potenciar el trabajo multiprofesional y colaborativo, que está ayudando a descubrir nuevas capacidades de los líderes de cuidados.
  • Desarrollar estrategias de motivación dirigidas a los profesionales para que ejerzan un papel más activo en la planificación, desarrollo y evaluación de este programa de implantación.
  • Iniciar la capacitación de profesionales sanitarios en metodología de implantación.
  • Desplegar un plan formativo relacionado con las guías a implantar, en el que tienen una participación directa como docentes los profesionales de las unidades piloto en las que se está implantando.
  • Algunas de las guías a implantar requieren del trabajo conjunto entre diferentes niveles asistenciales, por lo que se han organizado diferentes actividades de coordinación interniveles que se mantendrán durante todo el proceso de implantación.
  • Iniciar el trabajar en red con otros centros candidatos dentro de la misma CCAA, como es el caso del Hospital de Puerto Real, participando conjuntamente en jornadas de intercambio de conocimiento.

En resumen, un programa como éste se está convirtiendo en una oportunidad para obtener mejoras en los resultados en salud de los pacientes, mejorar en la calidad de los cuidados prestados, un enriquecimiento de la práctica profesional y del trabajo en equipo.

M Dolores Quiñoz Gallardo. Supervisora de Enfermería del Hospital Universitario Virgen de las Nieves