Plan de prevención del suicidio de la UGC de Salud Mental del Hospital Regional de Málaga

Profesionales de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Salud Mental del Hospital Regional Universitario de Málaga han diseñado un programa global de intervención para la prevención y tratamiento de conductas suicidas, en línea con las estrategias de actuación del Plan Integral de Salud Mental de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

El pasado 6 de julio, el director gerente del Hospital Regional, Emiliano Nuevo, junto con el director de la UGC de Salud Mental, Fabio Rivas, y profesionales que han participado en la elaboración del plan, han presentado los componentes y la implantación del mismo, que se está llevando a cabo, de forma progresiva desde primeros de año. El plan pretende aunar y dar forma a muchas de las acciones que ya realizan los profesionales de la UGC en la prevención del suicidio, tanto en los dispositivos hospitalarios como en los de Atención Primaria, a la vez que abordar aspectos que hasta ahora no habían sido tratados.

Plan de Prevención del Suicidio: 3 bloques

Así, el Plan de Prevención del Suicidio se estructura en tres bloques, uno de prevención universal dirigida a la población en general, que incluye estrategias de promoción de la salud y razones para vivir; un segundo de prevención selectiva, en el que se incide en la formación de profesionales sanitarios y en la prevención de suicidio en la población vulnerable; y un tercero, de prevención indicada, con la incorporación de nuevas tecnologías, cuya población objetivo son los grupos de riesgo, como los adolescentes con enfermedad mental.

En concreto, en prevención universal se están llevando a cabo programas de formación y sensibilización con agentes sociales y comunitarios con organizaciones e instituciones públicas, a través de distintos convenios firmados por la UGC con el Teléfono de la Esperanza y la ONG Justa Alegría en colaboración con el Ayuntamiento de Málaga y la Obra Social La Caixa. Como ejemplo, la Escuela de Fortalezas del Proyecto “Razones para Vivir” se organizó con asesoramiento y apoyo técnico de la UGC de Salud Mental, y va dirigido a personas en riesgo de exclusión social, con la finalidad de fomentar sus recursos personales para la prevención del suicidio.

En cuanto a la prevención selectiva, el plan incluye acciones de formación en materia de depresión y prevención del suicidio, llevadas a cabo por profesionales de Salud Mental, dirigidas a profesionales sanitarios que incluyen a profesionales de Urgencias y Atención Primaria.

En este bloque, además de incorporar el aspecto de formación en conductas suicidas, se refuerza el programa de formación en el uso de las Guías de autoayuda para la Depresión, trabajo iniciado hace ya cuatro años en patología depresiva desde las Unidades de Salud Mental Comunitaria. La “Guía de Práctica Clínica para el tratamiento de la Depresión en Atención Primaria” – documento de referencia nacional – está dirigida a los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria, y su objetivo es ayudar a los médicos de los centros de salud en la toma de decisiones para el manejo del paciente adulto con depresión.

Entre las acciones de prevención indicada, el Plan añade dos propuestas innovadoras; la primera es la implementación en el Servicio de Urgencias del protocolo de evaluación del suicidio en cinco pasos con el fin de mejorar el cribado de personas con conductas suicidas que son atendidas en Urgencias, y garantizar la buena práctica clínica siguiendo los criterios de la agencia de calidad Joint Comission.

Así, con el fin de garantizar la continuidad de cuidados, se incorporará un “Código de Suicidio” que garantiza el seguimiento telefónico hasta la confirmación de citas en 72 horas y asistencia a la misma de todos los pacientes atendidos por conducta suicida en los Servicios de Urgencias. Esta medida ayudará a que el paciente esté acompañado en esas horas de mayor riesgo y asegura una primera atención en consulta programada en los distintos dispositivos de Salud Mental – hospitalarios o de atención primaria -, donde se establecerá un plan individualizado de tratamiento.

Continuando con las medidas de prevención indicada, la segunda acción innovadora va dirigida al tratamiento de una de las poblaciones de riesgo, en concreto, a jóvenes y adolescentes.

Una App para jóvenes y adolescentes

Esta propuesta incorpora el uso de una aplicación para teléfonos móviles dirigida a jóvenes y adolescentes, diseñada para la prevención del riesgo suicida. La aplicación “MásCaminos” (disponible para Android e IOS), es sencilla e interactiva, está diseñada por profesionales de Salud Mental y es una herramienta de intervención específica que proporciona un sistema proactivo enfocado a la prevención del suicidio, dirigido a pacientes y familiares.

La aplicación es utilizada por el propio paciente como instrumento interactivo entre él y las personas de su entorno autorizadas – familiares y amigos –, que actúan como redes de apoyo. Además, incluye un enlace directo con el teléfono de emergencias 112 y el Teléfono de la Esperanza. Con ayuda de la aplicación, el paciente con riesgo suicida puede elaborar su propio Plan de Seguridad para poner en marcha en momentos de riesgo.

“+Caminos” dispone de mecanismos de escudo, es decir, una serie de estrategias que el individuo puede utilizar en el momento de crisis, guías de afrontamiento para la ansiedad, plan de seguridad para las conductas suicidas, banco de imágenes que acercan a la vida, elementos musicales y proactivos para la vida, etc. La aplicación pregunta por estado de ánimo y hace un registro diario del mismo, además de avisar de las citas con el terapeuta y pactar tareas.

Asimismo, la aplicación incluye una versión para familiares con información sobre cómo intervenir y acercarse a la persona en caso necesario, control de métodos (conductas de riesgo relacionadas con medicación, armas de fuego, etc.) y avisos sobre mitos y realidades relacionados con el suicidio.

La aplicación móvil (app) se ha pilotado en 40 personas diagnosticadas de conducta o riesgo suicida, y familiares, siguiendo las directrices éticas para programas de prevención del suicidio basados en nuevas tecnologías publicadas y revisadas dentro del Proyecto Europeo Euregenas. Actualmente, la app está en proceso de tramitación para la acreditación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía.

El Plan de Prevención del Suicido es un plan global, novedoso y pionero en Andalucía, que incorpora los resultados del trabajo conjunto llevado a cabo entre distintas instituciones, ofrece una garantía de continuidad de cuidados en el seguimiento, e incorpora el uso de las nuevas tecnologías.

Datos epidemiológicos

Según la Fundación Salud Mental España para la prevención de los trastornos mentales y el suicidio (FSME), en 2015 disminuyeron las muertes por suicidio, tanto en mujeres como en hombres, después de cuatro años consecutivos aumentando. Se rompe así lo que parecía una tendencia al alza desde el año 2010.

En 2014 se produjeron 3.602 muertes por suicidio en España, 3 de cada 4 fueron de hombres y 1 de mujeres. Ello supone una media de 10 suicidios diarios. En 2015 se produjeron 3.294 muertes por suicidio, 308 suicidios menos que en 2014 (259 menos de hombres y 49 menos de mujeres).

En 2014 murieron ocho personas menores de 15 años y casi 1.000 personas mayores de 69 años. El riesgo de suicidio aumenta con la edad, sobre todo en varones. Respecto a las edades más tempranas, en el caso de los hombres, el riesgo se multiplica por 6; y en las mujeres se triplica.

No obstante, el suicidio sigue siendo la principal causa externa de muerte en España. Es también la primera causa absoluta de muerte en varones de 15 a 29 años, y la segunda causa, después de los tumores, en las mujeres de esas edades. El mayor número de suicidios se produce entre los 40 a 49 años, tanto en hombres como en mujeres.

Andalucía es la comunidad con mayor número de suicidios, seguida de Cataluña y Comunidad Valenciana. Sin embargo, como viene siendo habitual, las mayores tasas de suicidio por 100.000 habitantes se registran en Asturias y Galicia, y las menores en Extremadura y Comunidad de Madrid. La tasa de España es de 7,76 suicidios por 100.000 habitantes. Andalucía registra una tasa por 100.000 habitantes, ligeramente por encima de la media española, 8,12 frente a 7,76.

No obstante, España posee unas tasas de suicidios significativamente menores que otros países, en una lista que encabezan Lituania, Rusia, Eslovenia, Hungría, Corea del sur y Japón. En las tasas más bajas se sitúan Brasil, México, Colombia, Gracias, Turquía y Sudáfrica.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), actualmente, el suicidio es la segunda causa principal de muerte entre personas de 15 a 29 años de edad.