Con el verano llegan las vacaciones y los baños en las playas, y con ellos vuelve un bellísimo, a veces, pero muy molesto animalito: la medusa. Es frecuente ver en las costas este tipo de organismo, que posee unos tentáculos dotados de un líquido urticante que utilizan como defensa.

A  diferencia de lo que suele creerse, las medusas no pican ni muerden, sino que basta con que rocen con sus tentáculos para producir heridas que provocan dolor y sensación de ardor en quien las sufre. Estas heridas suelen ser de carácter leve y no pasan más allá de una molestia temporal, si bien pueden generar complicaciones en personas más sensibles al veneno de las medusas o en las que el roce se ha producido en determinadas partes del cuerpo, como los ojos, la boca o el cuello.

La presencia de medusas es difícil de detectar dado que la mayoría son de aspecto transparente. Debemos estar atentos a la información suministrada por las autoridades y socorristas sobre la presencia de medusas en las playas. Algunas costas disponen de una bandera específica, además de las tradicionales roja, amarilla y verde, referentes a la peligrosidad de la zona de baño.

¿Cuáles son los síntomas de la picadura de una medusa?, ¿cómo evitar las picaduras de medusa?, y si ya nos ha picado, ¿qué se debe hacer?. Puedes encontrar información en la web de «Cuidados frente al calor» de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía. También encontraremos las respuestas en EnFamilia, el portal de información a las familias de la Asociación Española de Pediatría.

¿Dónde puedo encontrar aún más información?. En la Campaña Medusas del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

¡Esperamos que toda esta información os resulte de utilidad. ¡Un saludo y mucho «cuidados» con las medusas!

 

Valoración 4.6/5. de 5 votos.
Por favor espera...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.