Juan Francisco Jiménez García, enfermero del Distrito Poniente de Almería, primer acreditado en Andalucía en cuidados a personas con heridas crónicas complejas con nivel Excelente

El enfermero de Distrito Sanitario Poniente de Almería, Juan Francisco Jiménez García ha sido acreditado con nivel Excelente por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA), como Enfermero de Práctica Avanzada en Cuidados a Personas con Heridas Crónicas Complejas. Este profesional almeriense es el primero de Andalucía en conseguir esta acreditación de competencias, que avala el trabajo que lleva a cabo para el cuidado de sus pacientes.

La Práctica Avanzada en Cuidados a Personas con Heridas Crónicas Complejas es una de las estrategias incluidas en la Estrategia de Cuidadados de Andalucía (PiCUIDA) de la Consejería de Salud. Esta estrategia está siendo pilotada en tres centros de Andalucía (Distrito Poniente de Almería, Área de Gestión Sanitaria Jaén Norte-Nordeste y Área de Gestión Sanitaria Serranía de Ronda de Málaga). El enfermero Juan Francisco Jiménez desarrolla su labor en este  pilotaje desde el año 2015, pero su actividad asistencial siempre ha estado marcada por  su gran conocimiento en esta área.

Las heridas crónicas complejas representan un problema en el ámbito de la salud, muchas veces invisible y subestimado, lo que ha frenado hasta fechas recientes el progreso de su conocimiento, detección y detención. Se encuentran dentro de esta clasificación aquellas heridas que no evolucionan adecuadamente en el tiempo esperado. También son denominadas heridas de evolución tórpida o refractaria a los tratamientos habituales, y que no cicatrizan adecuadamente.

A pesar del mayor conocimiento y del desarrollo de intervenciones cada vez más sofisticadas, muchos profesionales sanitarios se enfrentan a diario ante heridas de difícil cicatrización, en las que a pesar de poner en juego grandes esfuerzos y mejores intenciones, la cicatrización se prolonga en el tiempo o no se llega a alcanzar. Es por ello que a nivel internacional y dentro del contexto de las heridas, se han descrito en toda la literatura varias figuras de práctica avanzada, para asumir estas nuevas formas de abordaje.

Juan Francisco Jiménez explica que “el proceso de acreditación de competencias en el cuidado de este tipo de heridas me ha ayudado a mejorar cada día en mi labor asistencial, y también en la capacidad para el trabajo en equipo”. Jiménez señala que “la acreditación ayuda a detectar debilidades y fortalezas de la práctica clínica diaria y refuerza el trabajo basado en la evidencia científica, aumentando la eficiencia y eficacia de cara a los pacientes, además de suponer un plus extra de reconocimiento y prestigio profesional”.

Acreditación de competencias de los profesionales sanitarios

A través de la certificación de sus competencias con la ACSA, profesionales sanitarios de 85 diferentes ámbitos de trabajo pueden poner de manifiesto su buen hacer en el desempeño profesional, en base a estándares de calidad determinados por la evidencia científica disponible y el consenso de expertos de distintas especialidades. Así, desde la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía se observa y reconoce en qué forma la atención sanitaria que prestan estos profesionales responde al modelo de calidad del Sistema Sanitario Público de Andalucía, en relación a criterios que evalúan, entre otros, la orientación al ciudadano, la promoción de la salud, la atención al individuo y la familia, la gestión por procesos, el trabajo en equipo o la actitud de progreso y mejora continua.

La ACSA acompaña al profesional en un camino de reflexión y mejora que le conduce a la acreditación, garantizando el rigor metodológico, la independencia técnica, la imparcialidad y la confidencialidad de la información. A día de hoy son alrededor de 7.000 los profesionales sanitarios que han apostado por la certificación ACSA, obteniendo el sello de calidad y optando a subir de nivel.