Intervenciones para el cambio en el comportamiento de los profesionales de la salud y la organización de la atención para promover la reducción de peso en adultos y niños con sobrepeso y obesidad

Resumen

Antecedentes

La prevalencia del sobrepeso y la obesidad está aumentando a nivel global, un aumento que tiene implicaciones importantes tanto para la salud de los habitantes como para los costos para los servicios sanitarios. Ésta es una actualización de una revisión Cochrane.

Objetivos

Evaluar los efectos de las estrategias para el cambio en el comportamiento de los profesionales de la salud o la organización de la atención en comparación con la atención estándar, para promover la reducción de peso en niños y adultos con sobrepeso u obesidad.

Estrategia de búsqueda

Se hicieron búsquedas de estudios primarios en las siguientes bases de datos hasta septiembre 2016: CENTRAL, MEDLINE, Embase, CINAHL, DARE y PsycINFO. Se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los estudios incluidos y en dos registros de ensayos.

Criterios de selección

Se consideraron los ensayos aleatorios que comparaban la prestación de atención habitual con intervenciones orientadas a cambiar el comportamiento de los profesionales de la asistencia sanitaria o la organización de la atención para promover la reducción de peso en niños y adultos con sobrepeso u obesidad.

Obtención y análisis de los datos

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane al realizar esta revisión. Se presentaron los resultados para las intervenciones profesionales y las intervenciones organizativas en siete tablas de “Resumen de los hallazgos”.

Resultados principales

Se identificaron 12 estudios para la inclusión en esta revisión, de los cuales siete evaluaron intervenciones dirigidas al profesional de la asistencia sanitaria y cinco dirigidos a la organización de la atención. Ocho estudios incluyeron a adultos con sobrepeso u obesidad y cuatro incluyeron a niños con obesidad. Ocho estudios tenían un alto riesgo general de sesgo y cuatro tenían un bajo riesgo de sesgo. En total, 139 prácticas prestaron atención a 89 754 pacientes, con un seguimiento mediano de 12 meses.

Intervenciones profesionales

Las intervenciones educacionales dirigidas a los médicos generales (MG) pueden reducir levemente el peso de los participantes (diferencia de medias [DM] -1,24 kg, intervalo de confianza [IC] del 95%: -2,84 a 0,37; tres estudios, N = 1017 adultos; evidencia de baja confiabilidad).

La adaptación de las intervenciones para mejorar el cumplimiento del MG de las guías de obesidad probablemente da lugar a poca o ninguna diferencia en la pérdida de peso (DM 0,05 [kg], IC del 95%: -0,32 a 0,41; un estudio, N = 49 807 adultos; evidencia de confiabilidad moderada).

No se conoce si la provisión de recordatorios a los médicos da lugar a una mayor reducción de peso que la atención estándar (hombres: DM -11,20 kg, IC del 95%: -20,66 kg a -1,74 kg, y mujeres: DM -1,30 kg, IC del 95%: [-7,34; 4,74] kg; un estudio, N = 90 adultos; evidencia de muy baja confiabilidad).

Proveer a los médicos de una herramienta de apoyo a las decisiones clínicas (ADC) con objeto de ayudar al tratamiento de la obesidad en el lugar de atención resulta en poca o ninguna diferencia en la puntuación z del índice de masa corporal (IMC) de los niños (DM -0,08; IC del 95%: -0,15 a -0,01 en 378 niños; evidencia de confiabilidad moderada), las herramientas de ADC pueden dar lugar a poca o ninguna diferencia en la pérdida de peso en adultos: DM -0,095 kg (-0,21 lbs), P = 0,47; un estudio, N = 35 665; evidencia de baja confiabilidad.

Intervenciones organizativas

Los adultos con sobrepeso u obesidad podrían perder más peso si la atención fuera prestada por un dietista (por -5,60 kg, IC del 95%: -4,83 kg a -6,37 kg) o por un equipo de médicos dietistas (por -6,70 kg, IC del 95%: -7,52 kg a -5,88 kg; un estudio, N = 270 adultos; evidencia de baja confiabilidad). La atención compartida da lugar a poca o ninguna diferencia en la puntuación z del IMC de los niños con obesidad (DM ajustada -0,05; IC del 95%: -0,14 a 0,03; un estudio, N = 105 niños; evidencia de baja confiabilidad).

La reestructuración institucional de la prestación de la atención primaria (es decir introducción del modelo de atención crónica) puede dar lugar a un aumento algo inferior del IMC en los niños que recibieron atención en los consultorios de intervención (cambio en el IMC: DM ajustada -0,21; IC del 95%: -0,50 a -0,07; 1 estudio, DM no ajustada -0,18; IC del 95%: -0,20 a -0,16; N=473 participantes; evidencia de confiabilidad moderada).

Las intervenciones por correo y por teléfono probablemente dan lugar a poca o ninguna diferencia en la pérdida de peso en adultos (cambio de peso medio [kg] mediante el uso del correo: -0,36; IC del 95%: -1,18 a 0,46; por teléfono: -0,44; IC del 95%: -1,26 a 0,38; un estudio, N = 1801 adultos; evidencia de confiabilidad moderada). La asistencia prestada por una enfermera en un consultorio de atención primaria puede dar lugar a poca o ninguna diferencia en la puntuación z del IMC en los niños (DM -0,02; IC del 95%: -0,16 a 0,12; un estudio, N = 52 niños; evidencia de muy baja confiabilidad).

Dos estudios informaron los datos sobre el costo-eficacia: un estudio estuvo a favor del correo y la atención estándar sobre las consultas telefónicas, y el otro estudio logró la pérdida de peso a un costo moderado en ambos grupos de intervención (médico y médico-dietista). Un estudio de la atención compartida informó efectos adversos similares en ambos grupos.

Conclusiones de los autores

Se encontró poca evidencia convincente de un efecto clínicamente importante sobre el peso o el IMC de los participantes de cualquiera de las intervenciones evaluadas. Aunque los resultados agrupados de tres estudios indican que las intervenciones educacionales que se dirigen a los profesionales de la asistencia sanitaria pueden dar lugar a una reducción de peso leve en los adultos, la confiabilidad de estos resultados es baja. Dos ensayos que evalúan las herramientas de ADC (resultados no agrupados) para la mejoría del control de peso sugieren poco o ningún efecto sobre el cambio en el peso o en el IMC en adultos o niños con sobrepeso u obesidad. La evidencia para todas las otras intervenciones evaluadas provino principalmente de estudios individuales. La confiabilidad de la evidencia incluida varió de moderada a muy baja para los resultados principales (peso e IMC). Todas las intervenciones evaluadas necesitarían investigación adicional para examinar sus puntos fuertes y limitaciones como estrategias efectivas para cambiar el comportamiento de los profesionales de la asistencia sanitaria o la organización de la atención. Debido a que sólo dos estudios informaron el costo, se sabe poco acerca del costo-eficacia en las intervenciones evaluadas.

Autoria Gerd Flodgren, Daniela C Gonçalves-Bradley, Carolyn D Summerbell

Publicado en Cochrane Database of Systematic Reviews 2017 Issue 11. Art. No.: CD000984.

Para acceder al artículo en la revista, pulsa aquí