Hoy se celebra el Día Mundial de la Actividad Física. Su objetivo es claro: la sensibilizar a la población para crear una cultura participativa de vida activa saludable.

Promocionar la actividad física no solo es una urgente prioridad de salud pública, sino que además representa una de las inversiones no sanitarias más acertadas y necesarias, porque al mismo tiempo que mejoran la salud de la población aumenta la rentabilidad del sistema sanitario. Para la OMS, la actividad física es la forma más sencilla y económica de prevenir enfermedades y mejorar la salud.

Estudios epidemiológicos demuestran que las personas físicamente activas tienen menos probabilidad de sufrir enfermedades crónicas como cardiopatía coronaria, hipertensión arterial, accidentes vasculares, cerebrales, diabetes, cáncer de colon y de mama, depresión; también tienen menos riesgo de sufrir caídas y fracturas vertebrales o de cadera y mayor probabilidad de mantener un peso saludable.

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias,  SEMES, dedica una entrada de su blog a informar sobre los beneficios de la actividad física.

La Junta de Andalucía ha puesto en marcha el programa «Bailando voy». El objetivo es la promoción de la actividad física mediante el baile. Está indicado para pacientes con insuficiencia cardíaca o con factores de riesgo cardiovascular.

El proyecto se inició en la sede del Instituto Andaluz del Deporte en Málaga, con más de 30 participantes. Tiene como objetivo principal acercar y facilitar la actividad física de una forma atractiva y divertida a través del baile a personas con problemas cardíacos o con factores de riesgo. Este ejercicio aporta beneficios para el control de patologías como diabetes, hipertensión, colesterol y obesidad, entre otras.

Cuenta con la colaboración del Hospital Regional de Málaga y consta de dos partes. En la primera, un profesional imparte una breve charla-coloquio de 15 a 20 minutos sobre temas relacionados con la salud, la dieta y los hábitos saludables y, a continuación, se practica una hora de entrenamiento aeróbico suave y baile.

La actividad se celebrará el segundo y último miércoles de cada mes en las aulas del IAD. Cada sesión se inicia con ejercicios de calentamiento en silla, continúa con una sección de coreografía y termina con estiramientos, relajación y respiración profunda.

Muchas de las personas que participan en esta iniciativa son pacientes con insuficiencia cardiaca del propio hospital y las sesiones de ejercicio son impartidas por una de las enfermeras del centro.

La música y el baile, además del beneficio para la salud, favorecen la capacidad de integración del individuo en el grupo, y refuerzan la autoestima y la confianza en sí mismo, lo que se traduce en una mejora de la calidad de vida y de la salud emocional y mental de la persona.

Sin valoraciones aún
Por favor espera...
Voting is currently disabled, data maintenance in progress.